spot_img

JR Artiga: “El hecho de que en Europa la RI no esté reconocida como especialidad es algo que pesa mucho”.

Juan Ramón Artiga es el Director de Recursos Humanos del Servicio de Salud de la Comunidad de Aragón (RRHH). Abogado especialista en Función Pública y Personal Estatutario. Nacido en Benasque, Huesca, tiene más de 20 años de experiencia en puestos de responsabilidad en el Insalud y en el Servicio Aragonés de salud publica. Es poseedor del Master en Dirección de Recursos Humanos y Organización de ESIC Business Marketing School.

Juan Ramón, ¿esto del Decreto de especialidades Médicas va adelante? Como bien conoces, el tema lleva esbozado desde el año 2003. ¿Tan difícil y complicado es que ha requerido 20 años de estudio?
Parece que ahora hay voluntad política de que la nueva norma se desarrolle y empiece a dar sus frutos. El Real Decreto se publicó en el mes de julio y, nada más finalizar el verano el Consejo Interterritorial, se acordó crear un Grupo de Trabajo de carácter técnico-científico que, de alguna manera, allanase en camino para dar salida a las diversas iniciativas, tanto de nuevas especialidades como de áreas de capacitación específica, que todos sabemos que están esperando su turno.

Suponemos que respecto a las especialidades o ACES habrá diferencias. Algunas serán más claras y otras más complejas. ¿Cómo ves a la Radiología Intervencionista?
Una de las tareas que tiene pendientes el Grupo de Trabajo es la concreción de los criterios que hayan de servir para determinar cuándo un determinado campo de especialización ha de ser una especialidad o un área de capacitación específica. Y no es fácil. Partiendo de lo que dice la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias en su artículo 24, las ACE se pueden establecer “dentro de una o varias especialidades”. Además, el mismo artículo relaciona las ACE con “puestos de trabajo de alta especialización”. Es decir, es como si la Ley quisiera diferenciar entre especialidad y alta especialización. Dicho esto, yo me inclinaría por configurar la Radiología Intervencionista como una ACE si el acceso se realizase exclusivamente a partir de la especialidad de Radiología. Es decir, dentro de la especialidad de Radiología existiría una “super especialidad” que permitiría el acceso a los puestos de trabajo de alta especialización de RI. El problema es que la premisa falla, ya que en otras especialidades también se están desarrollando actividades de intervencionismo similares. Y eso complica mucho la situación y permite pensar que quizás tendría sentido la creación de una nueva especialidad. Pero, por otra parte, el hecho de que en Europa la RI no esté reconocida como especialidad es algo que pesa mucho.

Obtener una especialidad es una tarea más sencilla o por lo menos más clara. El Real Decreto establece unas normas y si se cumplen y, hay voluntad política, se otorga. ¿Sin embargo, las ACES pueden ser otro cantar?
Yo creo que es una tarea sencilla o clara cuando no existe controversia. Si la hay, y el procedimiento la favorece, ya tenemos el problema sobre la mesa. Me explico; si una Sociedad Científica propone una nueva especialidad y una Comisión Nacional, o varias, propone una ACE sobre el mismo campo de especialización, la decisión va a ser muchísimo más difícil que si hay una sola propuesta sobre cualquiera de las dos figuras.

Hablando de las ACES, como Área de Capacitación Específica es una es una titulación o reconocimiento técnico de habilidades. Aun habiendo leído el Decreto hay muchas dudas: ¿Quién puede pedir ACE, una o varias especialidades? En el momento actual varias especialidades médicas realizan el mismo trabajo intervencionista: nefrólogos, cirujanos vasculares, endoscopistas, neumólogos, etc. ¿Se van a crear una o varias ACES?
Como decía antes, según la ley se pueden establecer dentro de una o varias especialidades. Por tanto, pueden pedir su creación una o varias comisiones nacionales. En el caso de la RI, podría suceder que la SERVEI solicitara la creación de una nueva especialidad y que la Comisión Nacional de la Especialidad de Radiología o la de Cirugía Vascular, o ambas, solicitaran la creación de una ACE. Y ya tenemos montada la controversia a la que me refería antes. En todo caso, pienso que no tendría sentido crear varias ACE para una misma actividad, aunque tenga diversas variantes.

En el caso de que se atienda a todas las especialidades con acción intervencionista ¿La estructura sería transversal con una llegada diferente convergente en 2 ó 3 años o uno de capacitación técnica? ¿Qué especialidades podrían acceder a esa área de capacitación especifica? ¿Cuáles podrían ser los criterios justos para que se pudiera acceder a esa ACE?
Todas estas cuestiones tendrán que plantearse en las solicitudes que se realicen, que se podrán enfocar en diversos sentidos. A partir de las propuestas, se valorarán, se debatirán y se tomarán las diferentes decisiones

La ACE no es un servicio y por consiguiente no tendría estructura de tal: jefes, presupuestos, GRD, etc. ¿Los médicos que integrasen esa ACE dependerían del jefe de servicio de la especialidad o estarían integrados orgánicamente en la ACE sin depender de nadie? ¿Podría ser una hidra de mil cabezas?
En mi opinión, habría que verlo en términos de gestión clínica. Perfectamente podría existir una Unidad de Gestión Clínica de RI, con entidad propia, compuesta, en el plano médico, por especialistas de distintas especialidades que ostentaran el Diploma de ACE, y que podría constituirse en un Servicio o una Sección, en función de las circunstancias concretas. Es cierto que supondría romper algunos esquemas, porque, hoy por hoy, los servicios médicos están compuestos por facultativos de una misma especialidad. Pero sólo exigiría modificar un poco el concepto actual de plantillas orgánicas de los centros. De hecho, ya hay algún caso en que ese esquema se ha roto, como en Psiquiatría, en cuyos servicios coinciden psiquiatras, psicólogos clínicos y, pronto, psicólogos infanto-juveniles.

Y todas estas dudas con una única ACE, si hubiere mas de una ACE en intervencionismo, ¿el sistema dotará equipamiento de alta tecnología a todos y cada uno de los servicios con actividad intervencionista?
Evidentemente, sería absurdo. Esto no puede tener como resultado la multiplicación de recursos tan caros como son los de alta tecnología.

Bueno, después de este brain storming , veo que Juanra sonríe y con bastante bondad, reconoce que este asunto es difícil y complicado de encajar y que la comisión tiene mucho trabajo por delante.

Related Articles

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Últimos artículos