spot_img

Anatomía o el descubrimiento de América

Era 1492 cuando un grupo de pobladores del planeta Tierra decidieron salir de un continente para ir a otro utilizando, como referencia, simplemente un huevo… de gallina. Aragón, a la sazón, tenía un reinado. Lo que nos lleva en verdad a que el “nuevo mundo”, se originó en Aragón y que las “pelas” para el viaje las puso el pueblo. Lo que nos lleva, también, a que tengo que trabajar porque mi familia gastó los dineros, de mi posible herencia, en cubrir los gastos del viaje. La corona se llevó la reseña para la historia.

Una vez que un solo huevo sirvió para reconocer un continente, pre-época digital, podemos acercarnos al objetivo de este mini artículo: la Arteria Radial (aR). Volvamos al pasado y recordemos que el continente, “descubierto”, ya existía y tenía humanos, pasaron caminando, es un conducto arterial lo que nos lleva a una pregunta: ¿Fue un descubrimiento o solamente se creó una ruta, entre dos continentes ya existentes?.

Lo mismo en la aR: existe desde el origen de la vida. Forma parte de una estructura anatómica conocida como: Sistema Vascular que da soporte a la vida gracias al transporte de oxígeno permitiendo la recarga del mismo. Barcos para el “descubrimiento”; hematíes, como mini barcos, para la vida. En origen de lo único que disponíamos era de barcos; después y gracias a la tecnología vamos a dicho continente con aviones, barcos más rápidos… facilitando la relación entre continentes existentes.

Cuando a Seldinger, 1953, se le ocurrió entrar en el cuerpo por mínimo abordaje, los materiales eran “groseros”. Años después, los desarrollos tecnológicos han permitido accesos por caminos, de diámetros más pequeños, a los diferentes objetivos de nuestra anatomía con misión diagnóstico/terapéutica sin abrir; lo que se conoce como mínima invasión y en su gran mayoría con anestesia local y/o sedación. No se ha descubierto nada, solo usamos nuevos medios de abordaje, barcos, con menos morbilidad.

No es lo mismo estropear la puerta de una habitación para entrar que tirar una pared para acceder al mismo lugar. ¿Descubridores o simplemente marinos con nueva tecnología?. El concepto intervencionista viene de una traducción “curiosa” del inglés: ”interventional”. Así se define, en el idioma original, cuando uno va a donde no se le llama, según refieren los tezxtos históricos cuando en el siglo pasado algunos países invadían a otros sin permiso. Diremos que es una mala traducción entre dos lenguas.

Retornando a la anatomía podemos recordar que un proyecto de arquitectura: B.I.M. (Building Information Modeling) nos puede ayudar a conservar lo aprendido: “No podemos estudiar para olvidar” Volviendo al objetivo/motor de la narración, se nos ocurrió explicar, para esta revista, que según su director une: arte, literatura y uso sanitario, el significado en tecnología de la aR. En la revista se puede: Pintar; han participado artistas de la representación manual. Como narrativa, se pueden plasmar ideas, incluso sanitarias que junto a la economía es lo único que afecta al 100% de los usuarios del planeta Tierra. Enlacemos con Cartagena de Indias, primera parada para construir una ciudad, en el viaje al otro continente. Dicha ciudad es idéntica al barrio antiguo de Las Palmas de Gran Canaria (LPGC) donde se cuenta que Colón paró a recoger gente y orar. Por ello, el barrio de Vegueta (LPGC) se parece tanto a los primeros edificios que se construyeron con material y conocimiento de aquellos viajeros; en Colombia. Colón, y teniendo en cuenta quien puso los dineros, debería haber rezado en el Pilar de Zaragoza y no en Vegueta; pero así son los transportes.

“¿Fue un descubrimiento o solamente se creó una ruta, entre dos continentes ya existentes?”.

Podemos avanzar la conclusión diciendo que la aR no aparece por el “viaje” de un grupo de “intervencionistas” expertos en patologías cardiacas. A esto se une otro error literario: especialistas en hemodinamia, cuando esto significa: “estudio funcional de la sangre”; no solo para aquello que mueve los “barcos” cargados de O2 desde el corazón. Por cierto es una bomba que puede ser sustituida. La aR es una entrada existente, excepto en algunas malformaciones y que gracias al campus universitario y en concreto a los ingenieros puede ser usada como entrada con menor morbilidad por cualquier experto en técnica Seldinger. No es un “nuevo” continente/artería, es un acceso. Es una arteria para el individuo, no para el “marino” que ahora puede usarla.

Como hemos mencionado el continente existía y los marinos explicaron la ruta. Si seguimos con dudas, exploremos los dibujos de Leonardo da Vinci, consultemos la anatomía de Vesalio o el libro, siglo XI, de Noah Gordon: El Médico. Terminemos agradeciendo a los ingenieros y estudiosos de la anatomía por habernos enseñado, creado materiales que posibilitan, nuevas rutas.… lo que es la vida Manolin, estaba hace tres días comiendo con un habitante nacido en el cono sur de del continente americano y en el post pandrío salió el tema de las técnicas, los viajes y “descubrimos” que igual que en los abordajes percutáneos el cambio de calibre ha facilitado nuevos accesos, en los barcos el paso de velas cuadrangulares a triangulares facilitó la llegada, al “otro” continente, por mar, gracias a los foques.

Espero que el viaje les haya sido cómodo y útil para sus próximos “descubrimientos”.

Previous articleTestimonios clínicos: Dina
Next articleMucha mili

Related Articles

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Últimos artículos