spot_img

Incertidumbre, tiempos líquidos y medicina de la complejidad

En su libro póstumo “La metamorfosis del mundo”, el filósofo y sociólogo alemán Ulrich Beck, señala que “el mundo está cambiando y estamos viviendo en un mundo cada vez más difícil de entender”. Solo hacen falta unos minutos de reflexión y ejercitar la memoria individual y colectiva de las dos últimas décadas para ver que efectivamente es una auténtica realidad. El mundo no solo está cambiando: está en plena metamorfosis en la actualidad. Metamorfosis que no es un mero cambio de paradigma, sino que implica una transformación mucho más radical. “Es un cambio donde las viejas presunciones de la sociedad moderna se derrumban y surge algo distinto y nuevo” afirma Beck. Para entender esta metamorfosis hay que explorar nuevos principios, fijarse en qué permanece de lo viejo y buscar estructuras y normas futuras en la confusión del presente. Es necesaria una visión cosmopolita para entender cómo la ciencia, las nuevas tecnologías, la política y las nuevas relaciones sociales están cambiando la sociedad, y transformando el mundo en algo completamente distinto.

Este cambio, esta metamorfosis es una transformación en la forma, que origina incertidumbre dentro la nueva sociedad en la que vivimos. Una sociedad basada en el individualismo y en una forma de vida efímera, con fecha de caducidad, donde predomina la cultura del populismo y de las redes sociales. Una sociedad que rompe con las estructuras establecidas en el pasado, y en la que la filosofía de vida, y los valores, la ética y la moral han cambiado radicalmente en los últimos años. Una sociedad descrita por el filósofo y sociólogo Zygmunt Bauman como “sociedad líquida”, inestable y temporal. Una sociedad que carece de aspectos firmes, sólidos y consolidados, donde existe una ruptura total con las instituciones y con las estructuras clásicas fijadas con anterioridad.

Una sociedad en la que crece la incertidumbre por la situación de desconocimiento que se tiene acerca de lo que sucederá en el futuro. Incertidumbre no solo en el contexto social, sino también en el plano económico, político, tecnológico y cultural. Incertidumbre que imposibilita la realización de un juicio de valor de lo que sucederá en un futuro cercano. Incertidumbre derivada de informaciones imperfectas o desconocidas acerca de las predicciones de eventos futuros, y con miedo a lo desconocido. Incertidumbre que surge en parte debido a la ignorancia, o en entornos parcialmente observables y en procesos estocásticos, con comportamientos no deterministas. Incertidumbre agravada por la caracterización de la modernidad actual en pleno tránsito, según Bauman, “de una modernidad sólida, estable, repetitiva, a una líquida, flexible, voluble, en la que las estructuras sociales no perduran el tiempo necesario para asentarse y solidificarse, y no sirven de marco de referencia para los actos humanos”.

Cambios de paradigma y metamorfosis que alteran también el concepto de la medicina tradicional e incorporan un nuevo concepto de medicina: la “Medicina de la Complejidad”: Medicina de las 6P (Predictiva, Preventiva, Personalizada, de Precisión, Proactiva y Participativa). A lo largo de la historia, en todas las épocas y culturas se han establecido diversas definiciones de la salud y la enfermedad, de lo que se considera normal y lo anómalo, y su relación con lo patológico. En la evolución de la humanidad cada sociedad construye su propia forma de pensar y de sentir las enfermedades y cada momento histórico vive de forma distinta el concepto de salud y el manejo de la enfermedad. Superamos la mentalidad de los pueblos indoeuropeos y de la medicina griega y romana orientada hacia una visión del mundo naturalista concibiendo a los seres humanos como una realización de la divinidad, siendo la enfermedad una manifestación de un desequilibrio de la naturaleza.

Superamos la visión judeo-cristiana y semítica de la enfermedad como imperfección de la naturaleza humana frente al poder de Dios. Superamos la visión anatomopatológica centrando la mirada en la lesión orgánica. Superamos la mentalidad fisiopatológica en la materia en movimiento. Superamos la mentalidad etiopatológica centrada en la identificación de los microorganismos patógenos.

El Doctor Javier Cabo

Todas estas etapas se acompañaron de desarrollos tecnológicos importantes, pero siempre se mantuvo la visión positivista y mecanicista del cuerpo, entrando en la Medicina Basada en la Evidencia. Ahora estamos en una era alejada de la concepción mecanicista de la medicina y que concibe todos los hechos como un producto de procesos físicos y químicos basado en los principios heredados de Newton y de Laplace. Estamos en una etapa de la medicina con integración y complementariedad de las ciencias biológicas y de la ingeniería biomédica. Tenemos que abstraernos de la relación simplista clásica de causa-efecto y avanzar más allá de los conceptos de la medicina de homeostasis de Claude Bernard, basada en la reversibilidad en el tiempo de las trayectorias de los sistemas dinámicos. Nos encontramos en un mundo de sistemas de comportamientos caóticos y desordenados, comportamientos en definitiva impredecibles. Debemos alejarnos de los conceptos clásicos objetivos y deterministas. Tenemos que adentrarnos en los avances que nos proporciona la ingeniería biomédica y la física gracias a sus desarrollos trascendentales: el principio de incertidumbre de Heisenberg; la teoría termodinámica de las estructuras disipativas de materia y energía asociadas a la evolución hacia el desorden; la dinámica de fluidos computacional; el teorema de Bell de la imposibilidad aplicado a la mecánica cuántica; la teoría de las catástrofes en los sistemas dinámicos. Tenemos que dejar de lado la visión mecanicista de la medicina introduciéndonos en los avances de la nanotecnología y la manipulación de la materia a escala nanométrica, entrando en el mundo de lo atómico y subatómico a través de la teoría relativista de las partículas de campos cuánticos.

El ser humano ha dejado de ser una simple suma de componentes, para formar parte de un sistema profundamente complejo e interrelacionado. Hay que pasar del orden irreal y ficticio a gestionar el caos, de la exactitud a la incertidumbre, de la certeza a la probabilidad. La Medicina clásica basada en objetos individuales aislados en el espacio, en un comportamiento causal, insertada en un tiempo y espacio absolutos y en la conciencia del observador excluida de la realidad ya no es viable. Las ciencias no pueden aislarse. La interrelación entre ellas es fundamental para la comprensión de los problemas. Hay que incorporar a la Medicina el desarrollo de la transversalidad científica. La medicina debe de integrar al modelo molecular vigente el nivel subatómico.

Centrémonos en la nueva Medicina de la Complejidad. Una medicina con integración de la genómica junto con las tecnologías derivadas de la ingeniería biomédica (nanotecnología, impresión aditiva 3 y 4D, inteligencia artificial, Big Data e inteligencia ambiental). Una medicina de precisión y personalizada. Una medicina que integra conceptos de Medicina Predictiva, realizada mediante la secuenciación genética y que nos informa acerca de la mayor o menor probabilidad y susceptibilidad de padecer cierto tipo de enfermedades. Una medicina que integra conceptos de medicina preventiva, y que podemos ejercer mediante la ingeniería genética en aquellos casos detectados de susceptibilidad genética ante el desarrollo de cierto tipo de patología.

Una medicina personalizada, basada en la información obtenida del código genético del propio individuo (farmacogenómica). Una medicina de precisión, enfocada a las características de la propia naturaleza de la persona (inmunoterapia superactivada e inhibidores de los puntos de control inmunitarios). Una medicina proactiva donde la persona juega un papel primordial involucrándose en su autocuidado y en su relación con el entorno y la epigenética. Y finalmente una medicina participativa al poder compartir parte de nuestra propia información, previamente anonimizada, obtenida mediante las nuevas herramientas de gestión como la minería de datos y la inteligencia artificial, en beneficio del gran colectivo humano.

Related Articles

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Últimos artículos