In meeting with… México

0
539

México significa ombligo de luna, debido a que Tenochtitlan fue fundada en el centro del lago de Texcoco y reflejaba el conejo lunar formado por los mares y océanos lunares; vinculando la unión del cielo y la tierra, esta fusión es también representada en nuestro escudo nacional. La combinación de los opuestos para generar algo nuevo está manifestado en la Radiología Intervencionista como el equilibrio de ambos polos: una radiología clínica en contacto con el paciente y una clínica tangible en la imagen que se torna dinámica al orientar nuestras manos.

LA SANIDAD EN MÉXICO

El sistema de salud tiene la vertiente privada y la pública con múltiples organizaciones: Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Instituto de Seguridad, Servicio Social de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Petróleos Mexicanos (PEMEX), Secretaria de la Defensa Nacional (SEDENA), Secretaria de Marina (SEMAR) y el Instituto Nacional de Salud y Bienestar Social (INSABI). Los servicios de radiología invasiva se brindan en toda la República, siendo en ocasiones centralizados en las capitales de cada estado, teniendo alta demanda y contando con materiales básicos para su realización.

Ciertos factores influyen en la heterogeneidad de los servicios de Radiología Intervencionista (RI); presencia de salas de hemodinamia, recursos materiales del hospital y economía del paciente.

LA FORMACIÓN MÉDICA

México cuenta con más de 170 escuelas y facultades de medicina públicas y privadas. La carrera de medicina dura entre seis a siete años , y posteriormente se debe realizar un año de servicio social comunitario para obtener el título de Licenciado en Medicina. En la formación de posgrado, hay más uniformidad ya que, a pesar de la diversidad de los programas, entre el 40 y 50% de los estudiantes se adhieren al plan de estudios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Algunas universidades estatales y universidades privadas ofrecen sus propios programas. Los aspirantes a una especialidad deben de realizar el Examen Nacional de Residencias Médicas (ENARM 2021: 49,479 aspirantes y 19,000 plazas). La especialidad de radiología tiene una duración de cuatro años y al finalizar, el medico deberá realizar su certificación de radiología general y competir en cada hospital que posea el programa de formación de RI de 1 a 2 años, localizados en las tres ciudades más grandes: Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara. Al finalizar, el radiólogo intervencionista se puede certificar por el Consejo Mexicano de Radiología e Imagen con la calificación agregada de radiólogo vascular e intervencionista y afiliarse al Colegio Mexicano de Radiología Intervencionista y Terapia Endovascular (CMRITE).

LAS RESIDENCIAS MÉDICAS

El Sistema Nacional de Residencias Médicas se destaca por ser estándar en todo el país porque la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos en Salud (CIFRHS) regula el proceso de incorporación y desarrollo de los programas. Esta es una organización integrada por representantes de instituciones educativas y médicas, y entre sus funciones está la de desarrollar y administrar el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM) para atender la marcada disparidad entre la demanda y la oferta de estos programas de posgrado, ya que de aproximadamente 48 000 aspirantes sólo alrededor de 8000 son aceptados para una residencia médica cada año.

En el caso particular de radiología, este año 2022 se aceptaron 620 residentes, de los cuales aproximadamente el 80% se entrenan en sedes de la Secretaría de Salud y del Instituto Mexicano del Seguro Social y los demás en instituciones privadas o universitarias.

RADIOLOGÍA INTERVENCIONISTA EN MÉXICO

Históricamente, los primeros procedimientos de Radiología Intervencionista en México se realizaron en 1966 por los doctores Luis Ramos Méndez Padilla (Hospital general de México e ISSSTE), Alejo Rodríguez Moncada (IMSS) y Jorge Hernández (Instituto nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubiran). Posteriormente, se desarrollaron unidades similares con formación de posgrado en Monterrey (Hospital Universitario “José Eleuterio González”) por el Dr. Guillermo Elizondo y en Guadalajara por el Dr. Roberto Chávez.

Actualmente, se encuentran afiliados al Colegio Mexicano de Radiología Intervencionista y Terapia Endovascular 213 intervencionistas. El intervencionismo posee un importante crecimiento en la última década, principalmente en la práctica pública en grandes ciudades, siendo más limitada en la privada por la competencia con otras especialidades.

No se cuenta con un reconocimiento amplio de los beneficios de la mínima invasión guiada por imagen y en múltiples ocasiones los procedimientos intervencionistas no son la primera alternativa terapéutica. Esta situación exige que el intervencionista posea un consultorio para brindar presencia en el medio clínico, siendo esta una ventana de oportunidades para dar a conocer los beneficios de nuestra especialidad y para captar pacientes de manera directa para su manejo multidisciplinario.

Esto nos lleva al objetivo de la RI en México: aumentar su visibilidad clínica e independencia, realizando consulta de los pacientes y siendo responsables directos en el pase de visita, procesos y altas hospitalarias. La recomendación del paciente será nuestra mejor publicidad basada en la mínima invasión, la rápida recuperación, la baja morbimortalidad y el beneficio estético-funcional. Hoy en día se realizan procedimientos de alta complejidad vasculares y no vasculares; con importante crecimiento del intervencionismo oncológico como cuarto pilar de la oncología mediante la realización de procedimientos de última generación.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here