Tips & Tricks: Bloqueo anestésico en drenaje de apendicitis abscesificada

0
1119

Niño de 12 años que acude a urgencias con fiebre y dolor en fosa iliaca derecha. En la valoración clínica se detecta leucocitosis y peritonismo a la exploración. La ecografía muestra signos de apendicitis con una colección líquida asociada, en relación con apendicitis perforada.

Se indica drenaje percutáneo como tratamiento inicial.

Materiales

  • Ecógrafo. Sonda lineal. Funda estéril.
  • Catéter de drenaje 8F tipo trócar.
  • Anestésico local: lidocaína 1% 15 ml.
  • Aguja intramuscular 21G.
  • Antiséptico: clorhexidina.

Técnica
Antes del procedimiento realizamos un bloqueo anestésico de la pared abdominal con control ecográfico entre los músculos oblicuo interno y transverso en la zona en que se planificaba introducir el catéter.

Y finalmente colocamos el drenaje siguiendo el mismo trayecto, sin dolor. Usamos técnica trócar para la colocación, lo que permite acortar tiempos y realizar el procedimiento con más facilidad.

El paciente mejoró rápidamente tras drenar el pus de la cavidad.

Tips&tricks
Los abscesos abdominales hace tiempo que son enfermedades de manejo radiológico. El drenaje percutáneo es la indicación para su tratamiento salvo que haya indicación de cirugía por otra causa. En el caso concreto de la apendicitis abscesificada, es una alternativa segura y eficaz a la cirugía que permite posponerla e incluso a veces puede ser el tratamiento definitivo.

El drenaje se debe colocar con guía de imagen, pudiéndose usar la ecografía o la TC. La guía ecográfica es sin duda la más adecuada para colocar el drenaje, si la lesión es visible con esta técnica, ya que es más rápida, más accesible y permite un control continuo de la posición del catéter durante su introducción.

El drenaje percutáneo es un procedimiento que ha sido considerado tradicionalmente muy doloroso: la anestesia local actúa sobre los planos superficiales, pero no es útil para anestesiar los planos profundos, los más dolorosos. Para evitar el dolor se ha propuesto usar sistemáticamente sedación, especialmente en los pacientes más sensibles.

Sin embargo, hay una alternativa sencilla, que es usar la técnica de bloqueo de pared abdominal, técnica que usan de rutina los anestesistas. Los nervios que recogen la sensibilidad de la pared abdominal circulan entre los músculos oblicuo interno y transverso (2 y 3 en Imagen 3). Si inyectamos anestésico local entre ambos, conseguiremos bloquear la sensibilidad y hacer el drenaje no doloroso. Para hacerlo de manera absolutamente precisa contamos con la misma herramienta que nos va a permitir guiar el drenaje: la ecografía. En ecografía se pueden diferenciar fácilmente los músculos. Y el control ecográfico permite inyectar con precisión el anestésico entre ambos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here